Vivir en 50 metros

Como-reformar-un-departamento-de-unos-50-metros-cuadrados.

Las consignas básicas para decorar un apartamento son unir estancias, potenciar la luminosidad y emplear muebles bifuncionales.

Aunque en los últimos años comparte protagonismo con el loft, el apartamento sigue siendo el tipo de vivienda urbana propio de unidades familiares reducidas. Los separados,los matrimonios peliculas online con un hijo, los jóvenes urbanitas… En muchos casos, el presupuesto no da para un piso y las expectativas tienen que quedar solventadas con un apartamento.

La ministra de Vivienda, María Antonia Trujillo, lo ha colocado en el ojo del huracán, y aunque todos suspiremos por una casa de 150 metros cuadrados, con buenas ideas podemos conseguir que un espacio de 50 metros sea práctico, funcional, confortable y acogedor. Echándole imaginación, las desventajas pueden transformarse en puntos a favor. Por definición, el apartamento suele ser una vivienda pequeña, de una o dos habitaciones, aunque no hay regla sin excepción.

La primera premisa es aprovechar al máximo el espacio disponible con soluciones versátiles y funcionales y aumentar la sensación de amplitud visual. Para alcanzar estos objetivos videos porno gratis se juega con la luz, el color y la distribución del mobiliario y las estancias. Hay que aprovechar todos los recursos.

Las premisas son suprimir, en la medida de lo posible, cualquier elemento que impida la libre circulación de la luz; la paleta de colores debe orientarse hacia los tonos neutros y claros, con notas puntuales de vivos colores.No procede saturar el interiorismo con demasiados estímulos y colores estridentes. Emplear demasiados materiales, texturas y acabados tampoco es una decisión acertada.

Metros al milímetro

En lo que a la distribución de estancias se refiere, mejor pocas y amplias. Conectar el salón y la cocina sigue siendo la propuesta más socorrida y funcional. Los espacios diáfanos también producen un efecto óptico de mayor amplitud, por eso es preferible eliminar cualquier delimitación física y unir habitaciones. En cuanto a los elementos juegos gratis constructivos, las puertas y ventanas correderas no precisan espacio para su apertura. Los techos también pueden dar mucho juego.

Si son altos, proporcionan mayor profundidad (las molduras agudizan la sensación de altura), pero también se pueden aprovechar los metros aéreos. ¿Cómo? Destinando, por ejemplo, uno de los frontales de arriba abajo para armarios, estanterías y altillos. Incluso, si se trata de un apartamento de dos habitaciones independientes (baño más estar), sintetizar en toda la altura de la pared el salón, la cocina y el dormitorio. La solución pasa por crear diferentes niveles funcionales a los que se acceda mediante una escalera.

En el superior estaría el dormitorio y abajo la cocina y la zona de reunión. En el suelo y las paredes, la continuidad tiene un lugar preminente para que la casa parezca más grande de lo que es. El tipo de revestimiento utilizado debe repetirse en cada habitación. Si se decanta por los cerámicos, no hay problema porque dan buen resultado en cualquier área de la vivienda; si prefiere la calidez de la madera, las variedades tropicales pueden instalarse en la cocina o el baño perfectamente.

Los desniveles también delimitan atmósferas. ¿No sabe cómo integrar el dormitorio en el salón? Eleve la cama sobre una plataforma y sepárela del estar empleando una cortina decorativa a base de cuentas, flores secas, bolas de cristal o metacrilato, etcétera. El mobiliario a medida es la parte menos sugerente por el desembolso económico que supone, pero los resultados merecen la pena. La razón fundamental es que aprovechan al máximo el espacio y se camuflan con la arquitectura de la vivienda imitando color y acabados.

Una columna en una esquina del salón puede arruinar nuestros planes decorativos; si instalamos una mesa volada en forma de semicircunferencia que abrace todo su perímetro resolveremos un área de reunión de forma práctica y funcional. En general, el mobiliario debe ser austero y sencillo, a base de materiales ligeros y luminosos. Pero, sobre todo, en un apartamento es básico que sean multifuncionales. Los plegables también son muy recomendables.

Los horizontales desahogan las estancias. Los sofás sin respaldo, las chaises longues y los pufs resuelven la zona de asiento sin sobrecargar (con patas metálicas resultan aún más ligeros). El minimalismo, el nuevo rústico o el neobarroco y las piezas pop le van muy bien al apartamento.

Transparente

El cristal y los espejos tienen una importante función decorativa y práctica. Del primero podemos hacer un uso predominante en particiones, puertas y mobiliario. Unas mesillas voladas de cristal a modo de repisa en el dormitorio pueden aligerarlo. Pruebe a colocar el espejo en la cara interior de la puerta de entrada para ganar profundidad en el recibidor.

También se integran muy bien en los pasillos y paredes encontradas. Si quiere romper con los esquemas establecidos, revista el techo con círculos ocuadrados de espejo; su decisión marcará tendencia. Para la cocina lo ideal son los bloques funcionales que aúnan zona de cocción, trabajo y fregado. Las editoras, conscientes del auge de esta vivienda, incluyenen sus catálogos, cada vez con más frecuencia, este tipo de monobloques multifuncionales.

Una vez preparados los alimentos ocultan la cocina; si se trata de una composición de pared, se camuflan tras unas puertas plegables; si es una isla, un panel corredero cubre las áreas funcionales. El baño es la única habitación que debe permanecer totalmente independizada. Los lavabos de cristal son muy livianos; los de sifón visto aligeran el aspecto general. Tome nota de estas sugerentes composiciones, que vestirán su baño aunando estética y funcionalidad: lavabo volado, bancada baja rectangular y semicolumna suspendida. Otra opción: lavabo encastrado sobre mueble sin tirador y columna con frontal abierto en la parte superior: ambos módulos apoyados sobre pata metálica de unos quince o veinte centímetros.

¿Es momento para amortizar hipoteca?

conceder-hipoteca-xl-668x400x80xX

La amortización del préstamo hipotecario tiene evidentes ventajas fiscales y también financieras, que difícilmente se compensan con dedicar el dinero extra al ahorro.

La amortización de hipoteca es una decisión que suele dejarse para finales de año, cuando llega el momento de cuadrar la factura fiscal y el contribuyente recuerda las ventajas de pagar religiosamente la cuota cada mes. Las deducciones en el IRPF por pagar hipoteca se convierten entonces en un llevadero contrapeso para quien no tiene más remedio que cargar a la espalda con el préstamo. Pero anticipar la devolución de ese préstamo tiene claras ventajas -más allá de las fiscales- que hacen recomendable la amortización en cualquier época del año, incluso por encima de la cuantía que permite la deducción en la declaración de porno en méxico la renta. De hecho, si se tiene contratado un préstamo hipotecario, existen pocas opciones de inversión más atractivas que la amortización anicipada, tanto financiera como fiscalmente.

El Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) establece que el contribuyente se puede deducir el 15% de las cantidades invertidas en la adquisición, rehabilitación, ampliación y construcción de la casa, incluyendo por supuesto la amortización de capital e intereses del préstamo hipotecario, con un límite máximo de 9.015 euros. Así, aplicando el 15% a esa cuantía, la deducción máxima resulta en 1.352,28 euros, un aliciente nada desdeñable y que, de facto, rebaja el precio del préstamo hipotecario que soporta el cliente. Pero además de este ahorro fiscal, la amortización permite aligerar la carga de intereses del crédito, lo que permite un importante ahorro financiero, en especial durante los primeros años del préstamo.

Cuándo amortizar

‘En los primeros dos años de hipoteca se acumulan alrededor del 20% de los intereses que hay que pagar al banco’, explica Almudena Román, directora de estrategia de hipotecas de ING Direct. De hecho, los bancos concentran al principio el grueso del cobro de los intereses, que se van aligerando a medida que avanza el plazo de Amateur Mexicano amortización. Así, según explican en ING Direct, para una hipoteca por importe de 150.000 euros a un tipo de interés de euríbor más 0,33 puntos, el cliente va a pagar 58.000 euros de intereses si la contrata a un plazo de 10 años y 133.000 euros si el plazo asciende a los 30 años.

En este sentido, y puestos a ahorrar dinero en el pago de intereses sin olvidar las ventajas fiscales, es más ventajoso amortizar hipoteca al principio de cada año, ya que quedará menos capital pendiente sobre el que aplicar el correspondiente tipo de interés. Desde Caja Madrid recuerdan en cualquier caso que ‘es recomendable realizar una simulación de la declaración de la renta a finales de año, cuando ya se conoce la práctica totalidad de las rentas obtenidas y podrá calcularse de manera casi exacta el ahorro fiscal’.

El límite para aprovecharse de la ventaja fiscal está en los 9.015 euros anuales. Sin embargo, en la práctica son muchos los clientes que van a superar esa cantidad ya sólo con el pago de las cuotas mensuales, sin contar con amortizaciones adicionales. De acuerdo con los últimos datos del INE, la hipoteca que se firma ahora en los bancos en España es por un importe medio de 147.000 euros, a un tipo de interés del 5% y por un plazo de 25 años, lo que resulta en una cuota de 860 euros al mes. Es decir, 10.320 euros al cabo del año. ¿Interesa entonces amortizar más?

Más allá del efecto fiscal ya conseguido, la clave para tomar esta decisión es si el dinero disponible para realizar una amortización adicional a los 9.015 euros puede invertirse en otro producto capaz de eclipsar el ahorro que se consigue en el pago de intereses. ‘El tipo de interés ofrecido debe ser superior al que se paga en la hipoteca y debe compensar también por el cobro de la comisión por cancelación anticipada, en caso de haberla, y por el pago de impuestos que habrá que aplicar a los rendimientos conseguidos en ese producto de inversión’, explican en una caja de ahorros. Es decir, hay que tener en cuenta un interés por la hipoteca que ahora ronda el 5%, más una comisión por cancelación anticipada que puede alcanzar el 1% si es por más del 25% del capital pendiente, más un gravamen del 18% sobre los rendimientos del ahorro.

Según apuntan desde Banif, para invertir en alternativas que generen rendimientos con los que compensar el ahorro en la amortización de hipoteca ‘todo dependerá en cualquier caso de cuál es el perfil de exposición al riesgo del cliente, es decir, cuánto está dispuesto a perder para poder optar a determinado nivel de ganancias, cuál es el horizonte temporal y de qué volumen de patrimonio se trata’.

Por ejemplo, para una hipoteca con un capital pendiente de 35.000 euros -y en la que ya ha pasado el esfuerzo inicial de los primeros años de pago- la diferencia entre amortizar 9.015 euros ó 12.000 euros está en un ahorro adicional de 918 euros en el pago de intereses (ver cuadro). Si esos 3.000 euros de más se invirtieran en un depósito al 4,5% TAE, el rendimiento en un año sería de 332 euros después de impuestos. Por tanto, habría que mantener invertido ese dinero en las mismas condiciones durante al menos tres años para equiparar la ganancia del producto con el ahorro de la amortización de la hipoteca. Las ventajas son inferiores aunque el cliente puede contar a cambio con la tranquilidad de conservar un capital disponible.

Alternativas

Si el cliente decide finalmente no devolver al banco más dinero del que debe pagar cada mes por su hipoteca, y si esa cantidad alcanza al cabo del año los 9.015 euros con los que aprovecharse al máximo de la deducción fiscal, ‘la mejor alternativa para la liquidez disponible es la aportación a un plan de pensiones’, en opinión de Almudena Román, de ING Direct.

En este caso se habrá renunciado al ahorro inmediato en el pago de intereses de la hipoteca por una inversión a largo plazo que también cuenta con interesantes ventajas fiscales, al tiempo que se van acumulando rendimientos financieros. Así, el titular de un plan de pensiones se puede deducir de su base imponible 10.000 euros anuales si es menor de 50 años ó 12.500 euros a partir de esa edad.

Cuándo dejar de amortizar

‘Para quien está cerca de la cancelación total, hay que analizar con detalle si el incentivo fiscal compensa por el coste de tener la hipoteca abierta un año más de lo necesario’, reconocen desde Cuatrecasas. La amortización total supone la pérdida de las deducciones en la declaración de la renta, una ventaja que puede mantenerse en todo caso con la contratación de un plan de pensiones.

Además, el peso de los intereses sobre el capital pendiente de amortizar se va rebajando con el tiempo, con lo que llega un momento en que pierde efecto el ahorro conseguido con las amortizaciones anticipadas. ‘Al principio, pagas más intereses que capital, pero financieramente, nunca es interesante tener hipoteca pendiente’, resumen en el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF).

Recortar cuota o plazo

Normalmente, explican en Caja Madrid, ‘lo más interesante es reducir plazo para acortar la carga financiera del préstamo. Sin embargo, si la capacidad financiera del cliente es inferior o quiere que sea más holgada, es preferible disminuir la cuota’.

Desde Banif puntualizan que ‘reducir cuota mensual es interesante en un entorno de subida de tipos, para atemperar la subida de costes que conlleva. Reducir plazo puede ser interesante en un entorno de bajada de tipos. Al recortar el plazo, el cliente eleva el coste de la cuota a un nivel que puede seguir asumiendo pero se quita años de pago y puede disponer de mayor liquidez, por ejemplo, a la hora de la jubilación’.

Declaración conjunta

La declaración de la renta conjunta en el caso de los matrimonios no resulta beneficiosa a efectos fiscales para la amortización de hipoteca, ya que el límite máximo para la deducción sigue estando en los 9.015 euros anuales. Resulta más conveniente por tanto realizar dos declaraciones individuales. La cuantía máxima de amortización de hipoteca para aprovechar los incentivos fiscales se eleva entonces a 18.030 euros para la economía familiar.

Cambio fiscal

La reforma fiscal que entró en vigor el 1 de enero de 2007 eliminó algunas ventajas del anterior sistema. Había una deducción del 25% sobre los primeros 4.507,50 euros pagados y del 15% sobre el resto y a partir del tercer año, los porcentajes eran del 20% sobre los primeros 4.500 euros y del 15% sobre el resto, con el máximo de 9.015,18 euros. Sin embargo, estas deducciones podrán seguir aplicándose para las viviendas adquiridas antes del 20 de enero de 2006, en virtud del régimen transitorio.

Ahorro e inversión. Otros productos con ventajas fiscales

Dividendos. El cobro de dividendos está exento de tributación para los primeros 1.500 euros, mientras que las cuantías superiores tributan al 18%, el tipo común a las plusvalías. La citada exención tiene dos salvedades: que las acciones se hayan comprado dos meses antes de la fecha de pago del dividendo o que esos dividendos procedan de una institución de inversión colectiva.

Aportaciones a planes de pensiones. Los partícipes de menos de 50 años de edad podrán deducir de la base imponible de su declaración de la renta la menor de estas dos cantidades: 10.000 euros anuales o el 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de otras actividades económicas obtenidos de forma individual a lo largo del ejercicio fiscal. A partir de los 50 años de edad, el límite estará en la menor de estas cantidades: 12.500 euros anuales o el 50% de los rendimientos del trabajo y de actividades económicas.

PIAS. El Plan Individual de Ahorro Sistemático, conocido por sus siglas como PIAS, disfruta de exención fiscal para sus rendimientos si estos se perciben en forma de renta vitalicia y tras una inversión de al menos diez años. El límite máximo de aportación son 8.000 euros al año y el total acumulado no podrá superar los 240.000 euros.

Planes de previsión asegurados. Las aportaciones a este producto de ahorro -con una rentabilidad garantizada- disfrutan de las mismas ventajas fiscales que las aportaciones a planes de pensiones.

Fondos de inversión. Cuentan con exención fiscal para los traspasos de un fondo a otro, sin necesidad de tributar por las plusvalías en ese momento. Al realizar el reembolso, las ganancias se gravan al 18%.

Cuenta ahorro vivienda. Disfruta del mismo tratamiento fiscal de los préstamos hipotecarios. Es decir, de una deducción por el 15% de las cantidades aportadas, con un máximo de 9.015,18 euros anuales por contribuyente.

Alquiler de vivienda. El arrendador podrá deducirse todos los gastos relacionados con la reparación, conservación y financiación de la vivienda alquilada, incluso si el coste es superior a los ingresos netos conseguidos con el arrendamiento.

Hipoteca inversa. La renta vitalicia que se percibe por contratar este tipo de hipoteca, de reciente creación, está libre de tributación.